Un hombre religioso se hace pasar por gay durante un año para comprender la homosexualidad

18 noviembre, 2015

Se llama Timothy Kurek y es un hombre que se ha criado siempre con la idea de que la homosexualidad es un pecado.

Kurek creció odiando la homosexualidad, pero un día, una amiga de un club de karaoke le confesó que su familia la rechazó porque les había revelado que era lesbiana.

"Sentí que Dios me había dado una patada en el estómago. Ella estuvo llorando en mis brazos y yo, en vez de estar ahí para ella, estuve pensando en los argumentos para convertirla.", asegura.

"Uno aprende a temer a Dios. Se supone que lo correcto en ese caso era decirle a mi amiga gay que era una abominación, y que debía arrepentirse para poder ir al cielo".

En ese momento él pensó lo difícil que sería ser homosexual, siendo además abandonado por todo el mundo. Tras pensarlo durante casi medio año, finalmente le dijo a su familia, amigos y a su iglesia que era homosexual.

Solamente le contó la verdad del experimento a su tía (que debía vigilar si su madre podría adaptarse a la noticia), su mejor amigo y Shawn, un gay a quien conoció en el club de karaoke, y que le hacía de guía en el mundo gay.

Empezó a trabajar en un bar gay, a frecuentar el ambiente. "Lo que más me conmocionó fue el aislamiento que sufrí. Antes de 'convertirme' en gay, tenía una vida social muy intensa. Después, el 95% de mis amigos se alejó", dijo Kurek.

También experimentó insultos de rechazo por la calle. No pudo terminar sus estudios en el Colegio Cristiano. Después de todo un año, confesó la verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página web. Más información