Un bebé chino declarado muerto, despierta llorando cuando estaba a punto de ser incinerado

10 febrero, 2016

Después de ser declarado muerto y de pasar 15 horas en la morgue a -12ºC, un bebé en China despertó cuando estaba a punto de ser incinerado.

El personal de la funeraria escuchó los lloros del pequeño, al que ya se conoce como "El milagro de An An", y de inmediato fue trasladado al hospital, que ya se recupera en la unidad de cuidados intensivos.

El bebé nació de manera prematura en Jinhua el 8 de enero con 1.38kg de peso, empeoró cuando después de 23 días en la incubadora, sus padres decidieron llevárselo para celebrar en casa el Año Nuevo Chino.

Dos días después, el pequeño entró en paro cardíaco y fallecía. Los médicos que declararon muerto al bebé no pueden salir de su asombro ante lo que consideran un 'milagro'.

Subir

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la página web. Más información